La escandalosa proporción de veinteañeras que hay en los gimnasios

| | |
Máquina de gimnasio de escaleras para step
Cada deporte que es popular tiene su propio “espectro” de practicantes. Si en las piscinas solemos encontrar una buena cantidad de personas de avanzada edad que buscan aliviar allí sus problemas de salud, en los gimnasios tenemos un perfil distinto. La mayor parte de la gente que acude a ellos suele hacerlo por cuestiones estéticas. Unos kilos de más, unos músculos de menos, etc… Es por eso que mientras la piscina suele ir más vinculada a lo relativo a la salud, en el gimnasio lo relativo tiende a la apariencia. Si bien la mejora de la apariencia es pretendida en mayor o menor medida por la mayor parte de los occidentales hay una franja, la de los veinteañeros, que la pretende en mayor medida. Y dentro de los veinteañeros se concentra especialmente en un grupo. El de las mujeres.
La dinámica del ser humano hace que en la adolescencia lo normal sea desprenderse del influjo de los padres dirigiéndose a comenzar o a fortalecer los lazos hacia el exterior. Para cuando se acerca a la veintena el individuo ya tiene casi completamente proyectada su mente en establecer esta clase de vínculos. Los amigos y las relaciones de pareja ya han reemplazado a los padres en el lugar de preferencia para el establecimiento de vínculos sociales y afectivos. Su objetivo principal en cuanto a desarrollarse como personas acaba pasando por aquí. Es especialmente en las mujeres donde el culto al cuerpo se hace más necesario en esta época de la vida.
Lo primero que llama la atención es que entre las mujeres que acuden a los gimnasios no se da una distribución normal. Es decir, apenas se observarán niñas o chicas de menos de quince años. De idéntica manera, aunque en proporción algo mayor, pocas mujeres habrá que superen la treintena y, casi ninguna, que se acerque a la tercera edad. Casi todas las mujeres que acuden hoy en día a los gimnasios están en la franja de los veinte a los treinta años. Algo que da para sospechar.
Es sabido que la preocupación de la mujer por su físico sigue siendo mucho mayor que la del hombre. Pese a que vivimos en una época en la que vence el culto al cuerpo para ambos sexos, la mujer todavía sigue encabezando esta faceta. Posiblemente debido en una importante parte a que este tema sigue siendo una cuestión cultural y aprendida. En cualquier caso las mujeres saben, de una forma más o menos explícita, que su físico será bastante determinante para lo que van a poder conseguir en la vida en cuanto a ser mujer. Además se encuentra en una condición de “urgencia biológica”, ya que su fertilidad comienza a disminuir de forma decisiva a partir de la treintena. Como el tema de la reproducción todavía sigue siendo mayoritariamente cosa de dos, es preciso que capten lo antes posible al macho que genere y alimente a la prole que desea engendrar. En este tema tenemos un pack en el que ambos elementos son de vital importancia para la mujer. Por una parte la pareja y por otra parte el varón que permita comenzar a procrear en las mejores condiciones posibles para que así la mujer pueda llegar a esa etapa que le es casi indisoluble, la maternidad. Así pues no hay tiempo que perder. No se puede esperar hasta los cincuenta para comenzar a formar familia y conseguir un “buen partido” como pareja. Hay que hacerlo aquí y ahora. Aprovechemos las energías que todavía tenemos de la juventud y las ganas de tener éxito en la vida para inscribirnos en un gimnasio y eliminar esa piel naranja, esa celulitis, esa tripa que por primera vez en la vida ya comienza a salir de su sitio. Comencemos un esfuerzo titánico (titánico porque en la mayoría de los casos esta sociedad sedentaria ha formado a mujeres “cansadas” a las que cualquier ejercicio se les hace insalvable) y rentabilicemos las sacrificadas horas consiguiendo lo mejor de nuestro cuerpo para lograr lo mejor en nuestras vidas.
Mientras que los varones optan por máquinas que permitan fomentar la potencia muscular (nótese lo poco vinculado que suele estar esta actividad con lo básico en salud), las mujeres se decantan por ejercicios aérobicos (los que queman esas incipientes grasas) y por las máquinas que imitan el ejercicio de subir escaleras (las que reducen la celulitis y nos prometen un trasero bien duro). Naturalmente hay más ejercicios y hay que practicarlos para no descompensarse totalmente. Pero lo importante es lo importante y es en lo que hay que incidir. Así pues tenemos a nuestra joven veinteañera que, sin haber sentido más interés por el deporte que el de darle unas patadas a una pelota a los cinco años, se ve ahora completamente volcada en el calvario de centrar sus energías en ejercicios que desconocía y con máquinas que ni sabía que pudiesen existir. Pero lo que está en juego es importante y tiene que ser en esta época cuando se consiga. Además también está la necesidad de sentirse mujer a base de verse atractiva, de completar la proyección hacia el exterior que se inició en la adolescencia y de sentirse querida por los demás. Después de todo a qué aspira todo casi todo el mundo: a aliviar la soledad que le es intrínseca a todo ser humano a base de pertenecer de nuevo a la manada. Cosa ésta que se suele conseguir mediante el aprecio y el afecto que nos pueden profesar los demás.
Como era de esperar una vez que la mujer ha conseguido el propósito del emparejamiento y de la reproducción se hace muy complicado que se siga esforzando por algo que ya tiene. Además las energías juveniles han menguado, con lo que difícilmente la vanidad o la salud pueden ser el único sustento para seguir afrontando el titánico esfuerzo y, entonces, la comodidad burguesa tan bien ganada acude a su rescate permitiéndole contemplar sin alarma como el sedentarismo da rienda suelta a esos kilos que hace tanto que buscaban salir y que antes no se podían tolerar.

34 comentarios:

La Anacoreta :
23 de septiembre de 2011, 2:29

Existe una razón para que el grupo que señala se concentre en las mujeres. ¿Cuál es la razón? Las mujeres, cuando se fijan en un hombre como pareja, lo hacen principalmente en su personalidad, en sus cualidades interiores y espirituales, en su carácter, etc., con prioridad sobre su aspecto físico. Ergo, no es raro encontrar a una mujer hermosa con un hombre feo. Los hombres, al contrario, cuando buscan a una mujer, en lo primero en lo que centran su atención, y a lo cual le dan relevancia por sobre todo lo demás, es al aspecto físico. Así, ven a las mujeres como objetos utilizables y son materialistas en su sentir, en contraste con el sentir más espiritual y sentimental de las mujeres. Siendo así, y dado que los hombres prestan atención a lo que atañe al físico en desmedro de todo lo demás, las mujeres que buscan pareja se preocupan por aquello que agrade al otro sexo y, en este caso, es el físico. No debería sorprenderle. Al fin y al cabo, tal situación es culpa de los hombres.

Lee mi blog y pronto sabrás cuán terribles son los hombres. Empiezo por decirte: ¿por qué la mayoría de personas que se hallan en la cárcel son hombres? ¿Por qué la mayor incidencia en la delincuencia se da por parte de hombres? Piénselo.

Misántropo :
23 de septiembre de 2011, 14:36

No vas desencaminada, pero creo que se puede precisar más tu observación. Es correcto que mujeres y hombres tienden a centrar su atención en partes distintas. También es verdad que los hombres suelen prestar más atención a la parte visual, mientras que las mujeres suelen tomar más en consideración la personalidad. Sin embargo tu percepción idealista de la mujer se deshace cuando observamos cómo los hombres ganan mucho atractivo para las mujeres en función de su potencial económico. Es así hasta tal punto que pocas mujeres están dispuestas a emparejarse con hombres que carezcan por completo de dinero o de trabajo. Los hombres, por el contrario, parecen, por regla general, querer satisfacer su sexualidad. Algo que, necesariamente, hace que se tienda a tratar a la mujer como un simple objeto. Como se puede ver la vileza proviene de ambos lados. Estrictamente hablando una mujer que ofrece favores sexuales a cambio de dinero es una prostituta. Teniendo en cuenta que el dinero que posea el hombre con el que una mujer desea emparejar es de vital importancia para ella, nada hace pensar que casi todas las mujeres se encuentran en una situación no muy distinta a la de cualquier prostituta. Además, si seguimos el tema del artículo, parece que las mujeres no tengan demasiado problema en ser tratadas de una forma materialista. Ellas mismas lo fomentan. El texto también lo describe.

El tema de los encarcelados está bien apuntado y es interesante. Sin embargo no se puede observar este asunto simplemente a base de cifras. Si hiciésemos así podríamos concluir que los hispanos y los negros son delicuentes por genética, ya que la proporción de encarcelados en Estados Unidos pertenece mayoritariamente a estos dos grupos. Conclusión que evidentemente es absurda.

Saludos

La Anacoreta :
24 de septiembre de 2011, 1:45

Es falsa la afirmación de que los hombres ganan atractivo para las mujeres en función de su potencial económico. Más bien, ganan atractivo para ciertas mujeres interesadas que son la excepción a la regla, y que, al buscar a estos hombres, son las que resaltan a la vista de todos en lugar de todas aquellas que, al no buscarlos, no llaman la atención de nadie. La mayoría de mujeres busca a hombres en función de otras cualidades, como en razón de su madurez, de su inteligencia, de sus habilidades, de su humor, etc. Usted toma las excepciones por la regla general y comete, así, un craso error de razonamiento conocido en lógica como falacia de “generalización apresurada”.
Véase aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Generalizaci%C3%B3n_apresurada

A eso se agrega que para muchos hombres las mujeres ganan atractivo en función de su potencial económico, y esa realidad usted la omite, resaltando exclusivamente el caso inverso. ¿Qué decir de estos hombres? Podemos concluir que son prostitutos, y que el mundo se halla lleno de ellos. ¿Cuántos hombres viven a costa del trabajo, tanto dentro del hogar como fuera de él, de sus mujeres? Muchos. Esas mujeres no sólo trabajan dentro del hogar criando a los hijos, actividad loable, sino que además lo hacen fuera de ella porque los vagos de sus maridos no se dedican a nada más que a sangrarlas. Usted debió haber mencionado, también, a los prostitutos.

No es lo mismo buscar a un hombre con un trabajo estable que hacerlo en función de su potencial económico. Las mujeres admiran a los hombres maduros e independientes, capaces de vivir por sí mismos y de manejarse en su entorno, que demuestran agallas en el día a día, y que son responsables. Ergo, nadie busca a un vago por razones obvias.

Con relación a lo de las prostitutas, cabe destacar que la escasa cantidad de mujeres interesadas, que son excepción, y que buscan a un hombre en función de su potencial económico, no lo hacen exclusivamente en función de aquel, sino que también lo hacen en razón de sus cualidades personales, de modo que son ambos factores los que se mezclan e interconectan entre sí. Siendo así, son monógamas y leales a sus hombres, estando en una relación con un solo hombre y no con muchos a la vez. Las prostitutas, por el contrario, están con varios hombres a la vez y exclusivamente por el dinero. De ahí que su comparación sea incorrecta al no tener en cuenta los diferentes elementos y circunstancias que entran a tallar. A eso no está de más agregar que los hombres sin dinero suelen ser humildes y poseer baja autoestima, y los que poseen dinero ser arrogantes, determinados y con alta autoestima, cualidades, estás últimas, que atraen a las mujeres. Por ende, ellas se verían atraídas por el tipo de personalidad que manifiestan los hombres con potencial económico y no por el potencial económico en sí. Y esa sería la razón de porque vemos a hombre sin nada, pobres, pero que al manifestar tal grado de arrogancia, de determinación, de seguridad, de alta autoestima, son unos donjuanes, cayendo todas las mujeres a sus pies. Falta más conocimiento de la naturaleza femenina.

Usted afirma:

“Es verdad que los hombres suelen prestar más atención a la parte visual, mientras que las mujeres suelen tomar más en consideración la personalidad”

Lo que afirma es correcto. ¿No basta esa sola frase para concluir que las mujeres son mejores que los hombres, y más aún teniendo en cuenta que en las palabras anteriores refuté el resto de lo afirmado por usted?

Saludos.

La Anacoreta :
24 de septiembre de 2011, 1:56

Olvidé mencionar lo de las cárceles. El porcentaje de hombres que delinquen, respecto al de mujeres que también incurren en tal transgresión, sí es relevante. Las cifras son clave. Podríamos, en efecto, concluir que los hispanos y los negros son delincuentes por genética, y, mientras no se la refute, esa será la conclusión más valedera y no tendrá por que ser absurda en tanto no se encuentren razones que la invaliden. Además, en el caso de los negros e hispanos se da ese índice de delincuencia dado el contexto actual que los margina, ya que en otros contextos históricos y culturales no ha sido así. Sin embargo, en el caso de los hombres siempre ha sido así, dentro de todos los contextos culturales e históricos, lo que nos da pie a concluir que en su caso la tendencia a la delincuencia sí es genética.

Saludos.

Flipao :
25 de septiembre de 2011, 0:21

¿Por qué la gran mayoría de genios eran hombres? Piensélo.

Misántropo :
25 de septiembre de 2011, 2:52

La Anacoreta:

Creo que tienes una percepción idealizada y, sobre todo, invertida de cómo están las cosas. En seguida se encuentran por internet artículos referidos a este tema. Por citar uno (al parecer avalado "científicamente"): "El hombre busca belleza; la mujer dinero.". Es decir, para la mayoría de las mujeres resulta definitivo el dinero que tenga el hombre. Las que están en menor proporción son las que no se fijan en este tema. Justo al contrario de lo que tú afirmas. Además, también al contrario, el artículo explica que lo que los hombres buscan en las mujeres es "belleza", no dinero. Algo que no impide que pueda haber algunos casos de hombres que estén con mujeres por dinero. Lo que ocurre es que esto es cicunstancial, no la regla general.

Pese a la revolución sexual femenina, los hombres siguen buscando mujeres atractivas y las mujeres son atraídas por hombres que pueden asegurar un buen sustento.

Respecto al tema de las cárceles en el que dices: "Podríamos, en efecto, concluir que los hispanos y los negros son delincuentes por genética, y, mientras no se la refute, esa será la conclusión más valedera y no tendrá por que ser absurda en tanto no se encuentren razones que la invaliden." Esto sí que me parece más grave, y perdón si hablo demasiado claro. Primeramente es una conclusión estúpida, ya que confunde una situación de marginación social con una verdad antropológica. En segundo lugar, y a consecuencia de lo primero, es notoriamente racista. Suponer que hay grupos étnicos de seres humanos que son por naturaleza más malvados que otros no puede ser visto de otra manera que como una discriminación gratuita e interesada. Así pues de ninguna forma puede ser la " conclusión más valedera".

Flipao: Touché.

La Anacoreta :
25 de septiembre de 2011, 6:13

Flipao

Porque la educación estaba vedada a las mujeres.

La Anacoreta :
25 de septiembre de 2011, 6:15

Misántropo:

Ahora debo irme. Pronto refutaré sus palabras.

PD: Usted idealiza a los hombres al pensar que son mejores que las mujeres.

La Anacoreta :
25 de septiembre de 2011, 6:22

¿Cree que pueden existir personas que se den el lujo de ser misóginas sin que existan otras personas que se den el lujo de ser racistas? Al fin y al cabo, ambas son dos formas de discriminación y de maltrato.

Volveré para refutar su último comentario.

Saludos.

La Anacoreta :
25 de septiembre de 2011, 7:45

Misántropo:

Retorné. :)

La página que ha colocado no aparece, por lo cual no he podido leer el artículo, si acaso había alguno. Aún así, si tuviese la amabilidad de mostrarme evidencias científicas que respaldasen lo que afirma, probablemente le creería. De lo contrario, dada la carencia de sustento que respalde su tesis, no me es posible tomarla en serio. Si usted se aventura a prodigar sentencias respecto de la naturaleza femenina debería, por lo menos, apoyar lo afirmado con evidencias, puesto que de lo contrario su tesis parecerá el efecto de meros prejuicios fruto de la generalización de sus malas experiencias personales. En mi caso podría ser a la inversa, dado que la mayoría de mujeres que conozco, sino todas, se relacionan con hombres misios, sin dinero, y jamás buscan a un hombre en función de su condición económica.

Cabe recalcarle: Las mujeres que buscan a un hombre aparentemente en función de su potencial económico lo hacen, en realidad, en razón de sus cualidades personales. Los hombres sin dinero suelen ser humildes, apocados y poseer baja autoestima, y los que poseen dinero ser arrogantes, seguros de sí mismos, determinados y con alta autoestima, cualidades, estás últimas, que atraen a las mujeres. Por ende, ellas se ven atraídas por el tipo de personalidad que manifiestan los hombres con potencial económico y no por el potencial económico en sí. Y esa es la razón de porque vemos a hombres que, pese a ser pobres, son unos donjuanes rodeados de mujeres, más que muchos ricos, y todo porque manifiestan arrogancia, determinación, seguridad y alta autoestima. En conclusión, le faltan más conocimientos sobre la naturaleza femenina.

Cambiaría la frase por:

"Pese a la revolución sexual femenina, los hombres siguen buscando a las mujeres en función de su cuerpo y las mujeres son atraídas por los hombres en razón de su personalidad."

A usted le parece grave el racismo implícito en mi frase, que es meramente hipotética y provisional, como si la misoginia no fuese menos grave que el racismo, lo cual resulta paradójico. Suponer que hay grupos humanos que por causa de su género femenino son por naturaleza más malvados e inferiores que otros no puede ser visto de otra manera que como una discriminación gratuita e interesada. Lo que usted dice sobre la postura racista se aplica igualmente con respecto a su postura misógina. Ergo, usted se rebate a sí mismo con sus propios argumentos. Basta que sus propios argumentos se cambien del hemisferio de la raza al del género para rebatirlo. Si usted es misógino, si discrimina en función del género, ¿qué tiene que reclamar a los que discriminan en función de la raza?

Saludos.

Misántropo :
26 de septiembre de 2011, 1:14

Es cierto. Perdón. Me equivoqué al poner el enlace. El correcto es este:

El hombre busca belleza; la mujer dinero

La Anacoreta :
26 de septiembre de 2011, 3:48

Misántropo:

Gracias por la información.

El problema con el link que me ha enviado es que no contiene la información completa, puesto que no brinda detalles de los científicos u organizaciones que llevaron a cabo los estudios, de cómo fueron ejecutados estos y bajo que esquemas se interpretaron los resultados en estado bruto. Sucede que ante un experimento como ese, los resultados, que en sí mismos no comunican más que los hechos de facto que posteriormente deben ser interpretados y explicados, y que no brindan las causas subyacentes a esos hechos, pueden ser interpretados de variadas formas diferentes. En primer lugar, el experimento se realizó en la lujosa ciudad de Munich, ciudad que dentro de Alemania se considera una de las principales por número de habitantes y por su primacía económica. Además, el estudio se realizó dentro de un determinado país con una historia bastante elocuente, al interior de una sociedad, cultura y periodo histórico en concreto, factores que, todos juntos convergiendo sobre un grupo humano, lo limitan enormemente, reduciendo, a su vez, los resultados del estudio a ese pequeño grupo de individuos que no sobrepasa las 46 personas, número realmente insuficiente para un resultado concluyente, y más aún teniendo en cuenta que todas pertenecen a una misma ciudad. Esto evidencia la escasa rigurosidad y ortodoxia de los experimentos mencionados, que parecen ser, más bien, tanteos experimentales listos para ponerse a la venta y causar sensación. Asimismo, a partir de ese experimento aislado, usted pretende, mediante la falacia conocida como “generalización apresurada”, consecuencia de una inducción indebida, extrapolar el resultado obtenido con un grupo reducido de mujeres, dentro una de las ciudades más lujosas del mundo, a todas las demás, lo cual implica un craso error de razonamiento. Me parece que el experimento mencionado es de carácter aleatorio y se encamina por vías sensacionalistas que agradan al público del día de hoy, al estilo del bestseller “Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus”, y no por un resultado concluyente de rigurosidad científica ortodoxa. En otras palabras, me parece uno de esos pequeños experimentos aislados que se extraen fuera de contexto y se generalizan a nivel global para causar sensación. Basta mirar el mismo formato del link para percatarse de eso.

Finalmente, refiriéndome exclusivamente a ese pequeño grupo de mujeres con el que se efectuó el experimento:

Lo que es factible de demostración por medio del experimento son los resultados de facto y no las causas subyacentes. El resultado de facto tras los experimentos es que las mujeres se emparejan con hombres en buena posición económica. Sin embargo, ¿cuál es la causa de que se emparejen con esa clase de hombres? Esta no es demostrada por el experimento. La interpretación de quienes observan los hechos de facto, es decir, que las mujeres se emparejan con hombres en buena situación económica, es que lo hacen por su dinero. Sin embargo, esta conclusión es una mera especulación. Bien se podría recurrir a los descubrimientos científicos sobre el cerebro femenino para concluir que la razón por la cual las mujeres se emparejan con hombres con potencial económico es la personalidad y actitud de estos, actitud segura de sí misma, altiva, con alta autoestima, ideal para una mujer, quien lo que busca en un hombre es la seguridad y la fortaleza de carácter.

Saludos.

Flipao :
26 de septiembre de 2011, 13:25

"Porque la educación estaba vedada a las mujeres"

¿Y a los Negros en EEEUU no?

Es gracioso que pese a tanto ladrillo que sueltas en plan resabidilla que todo lo sabe, tus conclusiones son tan simplistas y tontas que se puedan resumir en dos palabras. No, querida, distas mucho de ser una mujer inteligente.

Misántropo :
26 de septiembre de 2011, 16:37

La Anacoreta:

"El estudio, publicado en el último número de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences [...]"

Aunque el artículo que he enlazado es divulgativo, el estudio al que se refiere sí que está publicado en una revista científica "seria", PNAS. No es que por ello no diga que no sea susceptible a crítica, pero sí que merece, cuando menos un cierto grado de consideración. Si tú puedes ofrecer alguno que apoye tu parecer creo que ello aumentaría tu credibilidad.

Mientras tanto, y a poco que mire la prensa diaria, sigo encontrando hechos que refuerzan lo que he afirmado. Por ejemplo, el artículo que acaba de salir sobre Carles Aragonés Un hombre que, después de renunciar al beneficio económico a cambio de la integridad personal, vio como su mujer lo abandonaba al no querer estar con él si ya no disponía de la misma capacidad económica.

"-Quería hacer un trabajo más manual, me daba igual si era jardinero o basurero, y dejé la empresa. Pero mi pareja me dijo que ella no se había casado con un basurero, sino con un emprendedor, y nos separamos."

Saludos

Flipao :
26 de septiembre de 2011, 17:07

Misántropo: Touché.

Pero te advierto que la chica esta intenta rebelarse e irracional de forma compulsiva, señal de que has dado en el blanco. Tememos algo porque creemos que puede ser verdad.

Misántropo :
26 de septiembre de 2011, 17:27

A mi juicio lo que aquí le pasa a La Anacoreta es un choque entre su visión idealizada de las mujeres (no olvidemos que las coloca por "encima" de los hombres) y los argumentos que se han ido ofreciendo en el hilo de comentarios. Posiblemente haya algún tipo de conflicto personal que inconscientemente haya "resuelto" en esta idealización. Como los argumentos son contrarios siente atacado lo que ha reprimido, algo que deriva en esta "elocuencia". Así suele suceder cuando a una persona que ha reprimido algo en el inconsciente se ve en la necesidad de sacarlo a la luz. Frecuentemente eso la enfurece o, cuando menos, hace que tenga una respuesta emocional más fuerte. Esto es lo que está descrito en psicología como "resistencia".

Naturalmente sólo es una posibilidad. Puedo estar equivocado. Pero yo apostaría a que tengo algo de razón.

La Anacoreta :
26 de septiembre de 2011, 20:58

Misántropo:

La extensión de mis respuestas y el ahínco en responder y no dejar suelto ningún cabo se debe a que amo los debates y me fascina el deporte de debatir. He disfrutado mucho este interesante debate. Amo las confrontaciones. Sin embargo, veo que usted se halla disgustado dada la extensión de mis comentarios, y que recurre a ataques “ad hominem” para desacreditarme, lo que no me parece valido dentro de un debate serio, además de ser, realmente, una falta de respeto, especialmente cuando se alude a una persona que ni siquiera se conoce personalmente. Por lo cual, dados los ataques falaces “ad hominem”, el debate se devalúa y no deseo seguir participando en una cháchara personal de ataques personales que dista de ser un debate impersonal de recreación intelectual, como lo era en principio. No obstante, si se enmienda retornaré y con gusto refutaré sus argumentos.

Saludos y que Dios lo bendiga.

PD: A veces en revistas científicas publican investigaciones aisladas y no concluyentes con la finalidad de causar sensación. Igualmente, le podría mostrar que los violadores son, prácticamente, todos hombres, incluyendo a los pedófilos.

Misántropo :
26 de septiembre de 2011, 21:22

No. Para nada me disgustan los comentarios largos. Es más, aprecio mucho el esfuerzo y el interés. Lo que sucede es que una postura no se defiende a base de más letras, se defiende con más razones. Dar más razones o justificar las posturas no implica necesariamente extenderse (aunque así sea muchas veces).

Ya que hablas de falacias, mi estimación es que mucho de los que dices se quedaría en nada en caso de formalizase bajo un lenguaje lógico. Tus argumentos se basan casi siempre en apreciaciones personales subjetivas. No los avalas con datos de la realidad. Esto es lo que hace que tenga problemas para seguirte.

Los violadores son casi todos hombres, entre otras cosas, por un motivo obvio. Difícilmente una mujer puede conseguir una relación coital si el varón no quiere. A la viceversa , en cambio, sí. Con este tema, así como con el de las cárceles podría aceptar que los hombres son más "activos", tanto para lo bueno como para lo malo. A fin de cuentas parece el fundamento último.

Saludos

Flipao :
27 de septiembre de 2011, 18:20

Me uno a lo que dice Misántropo. Si están bien razonados, los comentarios largos son una delicia; pero los tuyos, Anacoreta, ni lo están ni se esperan: parece una retahíla desesperada y sin sentido a base de añadir palabras para tener razón sea como sea.

Flipao :
28 de septiembre de 2011, 13:42

Para acabar, Misántropo, ¿por qué no dedicas una entrada un día, cuando puedas, sobre la forma tan holística de pensar de las mujeres? Gracias.

Misántropo :
28 de septiembre de 2011, 15:24

Alguna vez se me ha pasado por la cabeza. Lo que ocurre es que, aparte de que no siempre consigo buenas ideas, tengo la mala costumbre de escribir cuando me siento con ganas. Quizá algún día lo intente. Gracias por la sugerencia.

Flipao :
28 de septiembre de 2011, 16:57

Esperaré ansioso.

Anónimo :
30 de septiembre de 2011, 5:09

Hola que tal, primero un saludo ,creo que el evidente interés de la mujer en el poder económico del hombre como prospecto de pareja es algo indiscutible, no llevando esto tan lejos , basta con hablar con ellas en cualquier circulo social para llegar a tan grande verdad. Viendo los argumentos de esta dama ,caigo en la misma conclusión que eh ido formulando a lo largo de mi vida: "la mujer no acepta sus errores y sus fallas jamás", es como un ser incapaz de asumirse dentro de la realidad, viviendo en una esfera de fantasía no aceptando la verdad por mas evidente que esta sea. Un ejemplo claro y muy común es el tan ya mencionado manejo del automóvil, ya que simplemente cambian de carril sin fijarse y sin tener en consideración de su alrededor, podrán llegar de nuevo al mismo argumento de estadísticas, refiriendo que hay mas hombres implicados en accidentes automovilísticos y yo puedo preguntar ¿Cuantas mujeres manejan? ¿Cuantas tienen el valor y la capacidad para manejar un automóvil en relación a los hombres? ¿Será acaso el gran temor de al siempre referir que ellas son mejores y no demostrarlo?, de hecho gran parte de la población femenina prefiere no manejar en casos muy raros asumiendo su temor.

Anónimo :
7 de noviembre de 2011, 17:31

Como decia misantropo, las cualidades que elijen las mujeres en un hombre, no son el potencial economico, sino lo que éste produce o trae aparejado, es decir alta autoestima, seguridad, etc.
Entonces, si un hombre si siente menos seguro siendo pobre y un hombre se siente mas saguro siendo rico? quien es el que tiene el problema? el hombre o la mujer, quien le da mas valor al dinero? el hombre o la mujer? si en definitiva un hombre se deja "manipular" su autoestima, salud emocional y seguridad por un par de billetes, eso...es una debilidad y son los otros hombres los que promueven eso, porque "ningunenan" a sus pares por ser menos ricos y los menos ricos terminan por creer que son inferiores, entonces así los otros suben escalones sobre el autoestima de los primeros. Es como un circulo vicioso.
Las mujeres no podemos ser psicologas de todos los hombres, ayudando a su autestima y seguridad, son ellos mismos los que tienen que ayudarse.
Porque podemos decir que muchos hombres rechazan a mujeres porque son mas "gorditas" con menos senos, con menos cola, porque son demasiado flacas, porque son "feas", etc. Y tampoco pueden los hombres hacer de terapeutas de cada mujer que se cruza, ellas deben imponer respeto.
Pero esta claro, que un hombre con baja autoestima, como muestra claramente este blog, responde de forma directa a las mujeres en forma despectiva y agresiva. En cambio una mujer con bajo autoestima, por lo general responde de forma agresiva y despectiva hacia si misma, porque si ella es "fea" es culpa de ella y esta bien que un hombre no la quiera por eso; en cambio si un hombre es feo, inseguro, etc. y no consigue pareja...aah! es culpa de las mujeres que son malas y calculadoras! Existe algo que se llama amor propio (para las mujeres) y algo que se llama autocrítica (para los hombres) ;)

Anónimo :
7 de noviembre de 2011, 17:34

Te aclaro que los hombres, esta comprobado, manejan mas rápido, porque por lo general no llevan niños y tienen menos respeto por la vida. La mujer por naturaleza, tiene mas respeto por la vida, porque muchas de ellas, la han visto crecer dentro de ellas durante 9 meses y han sufrido y llorado y sonreido por esa vida dentro de ellas, como no respetarla?

Anónimo :
7 de noviembre de 2011, 17:56

corrijo, como decia "anacoreta"

Anónimo :
7 de noviembre de 2011, 20:36

Las mujeres van al gimnasio para conquistar mas a los hombres y luego dejan de hacerlo porque ya lo consiguieron. Y se ponen "gorditas"
Perdón pero acaso los hombres cuando ya conquistaron a la mujer que quieren no empiezan a tirarse gases sin importarle lo poco galanes que quedan y se ponen pelados y panzones jajaja
Pero se aman igual, el panzon y pelado y ella con sus caderas y estresada con la crianza de los niños, es así... pero es lo bello de lo cotidiano, de todos modos hay que reinventarse y reinventar el amor.
Igual quiero aclarar, que muchos y muchas piensan que es mejor adelgazar mucho, cuando las mejores "reproductoras" necesitan grasa en sus caderas, el hombre busca esas curvas, porque así será mejor madre y las mujeres buscan hombres protectores, el que las trata mejor y las hace sentir seguras, porque así sus crías estarán a salvo. Tal vez parezca que las mujeres buscan dinero, pero en realidad buscan seguridad, un buen cazador que la alimente, mientras ella amamanta a sus crías, todos sabemos que la producción de leche esta relacionada con el nivel nutricional de la mujer. Pero para que todo eso salga bien, para que la comida alcance y el refugio sea seguro, etc. se necesita mucho amor y dedicación, del hombre a la mujer y a sus crias y de la mujer hacia el hombre y sus crias.
Es sencillo, somos animalitos, animalitos que por negar esa naturaleza nos complicamos la vida.

Flipao :
15 de noviembre de 2011, 12:54

Una mujer aconsejándonos más autocrítica. Jajajajajaj Dios mío lo que hay que leer.

satanicwehrmacht666 :
17 de noviembre de 2011, 5:27

A la mierda, desearia ser virologo para ser el responsable de una pandemia catastrofica

Anónimo :
27 de diciembre de 2011, 13:52

vaya un gran descubimiento tu blog amigo te sigo a partir de ahora

Anónimo :
27 de diciembre de 2011, 17:23

Hola. Soy una veinteañera que va al gimnasio. También soy estudiante de enfermería y estas dos facetas mías están relacionadas por razones evidentes...Voy al gimnasio no para que me quede mejor la minifalda y poder captar a un macho con el que engendrar mi descendencia...voy para mejorar mi capacidad pulmonar, subir mi nivel hematocrito, etc. En fin, cosas que me hacen sentir mejor, me hacen rendir mas en mis prácticas y en definitiva me hacen vivir mejor.

Ah, por cierto. No me paso el día en la cinta. Hago pesas sin llegar a la hipertrofia y no me gustan los niños. Con lo cual, si me echo novio, no es para que me engendre la prole.

Flipao :
3 de enero de 2012, 18:35

http://es.wikipedia.org/wiki/Excusatio_non_petita,_accusatio_manifesta

Anónimo :
12 de marzo de 2012, 16:35

Y donde anda la anacoreta?...
Los hombres debemos admitir que tiene cierta lucidez...raro.
como ya se hablo bastante del tema, sin temor a equivocarme,resulta mas que odioso que tengamos que tragarnos siempre como regla de nuestra forma animalesca la ley del mas fuerte, que pueda saciarse con las feminas mas deseadas. Este hecho no es fortuito ni cultural. Es un hecho antropologico del que no se puede alegar. Es asi y asi seremos y para eso estamos diseñados. Las filosofias no valen nada en tal caso, y las estadisticas son de poco valor. Ya lo dijo nuestra sabia amiga, la fuerza del hombre se traduce en su "nivel economico, su poder sobre los demas hombres, su inteligencia (para preservar su poder), y por que no, tambien su poder físico. En este caso la mujer solo funge de simple observador por que ni puede elegir (su cuerpo y mente ya eligio por ella). Su valor es como el de un florero, ella lo sabe, pero no lo confiesa. Si eso piensa una mujer tan inteligente, el resto de mujeres como estará...

Anónimo :
4 de septiembre de 2012, 5:51

Hola “Un Misógino”, soy Hernán de Buenos Aires, Argentina. Considerando tus publicaciones poco inteligentes, de abundante ignorancia, como si estos hubiesen sido escritos por un niño de 10 años, el cual se queja caprichoso; entonces son limitados, monótonos, repetitivos típicos del estilo de vida medieval e incluso victoriano.
Veo que ignoras o subestimas El Principio de Polaridad y El Principio de Género. Por lo que todo lo que tiene condición de existencia en el Cosmos (desde un átomo hasta la galaxia, incluyéndote a vos y a las mujeres) son duales, o sea que en cada cosa hay dos polos, dos aspectos opuestos, que no son, sino los dos extremos de la misma cosa; en efecto todas las paradojas se reconcilian ¿Cuáles son las diferencias entre Hombre y Mujer: entre odio y amor; entre ignorancia e iluminación, entre el bien y el mal? No son más que gradaciones, matices de una misma cosa.
Con El Principio de Género sucede algo similar. Todo lo que siente condición de existencia dentro del Cosmos (incluyéndote a vos pequeño saltamontes y a las mujeres que se oponen a tus pobres palabras) tienen su principio masculino y femenino. Es bueno aclarar sobre el hecho de que el género y el sexo no son lo mismo; espero que entiendas esto porque leyendo las limitaciones de tus concepciones a cerca del hombre y la mujer… percibo que te irás llorando a tu cama como un niño caprichoso el cual no recibió su desayuno de campeones. El termino “sexo” hace referencia solamente a distinciones físicas, mientras que “genero” tiene un significado más amplio. El sexo no es más que la manifestación de la vida orgánica, mientras que genero es la manifestación de la creación (desde los corpúsculos de los electrones y protones hasta tu papá y tu mamá cuando lamentablemente te generaron).
El principio masculino dirige cierta energía hacia el principio femenino poniendo en actividad el proceso creador. Pero el principio femenino es el único que ejecuta el trabajo activo creador en todos los planos absolutos. Sin embargo, cada principio es incapaz de operar sin la ayuda mutua. En algunas formas de vida los dos principios se combinan en un solo organismo y siempre está el principio masculino presente en la forma femenina y el principio femenino lo está en la forma masculina también. Entonces, vos, yo, las mujeres, y hasta la Ley de Gravedad somos manifestaciones del Principio de Genero operando en la dirección de atracción de las energías masculinas hacia las femeninas y viceversa.
Lo quieras o no aceptar, ambos principios son inviolables, no se pueden transmutar. Lo quieras o no aceptar el proceso cósmico por el cual está atravesando la Vía Láctea, conocido popularmente como La Nueva Era, un periodo de 26.000 años, donde el Conde Saint Germain es su Avatar; este periodo galáctico influenciado por la constelación de Acuario y el Rayo Violeta ponen en regencia del Polo Femenino de la Tierra ubicado en el lago Titicaca; por esta razón es la era de la mujer, la cual toma papel activo dentro de la sociedad, y la radiación del Rayo Violeta nos induce a liberarnos de las ataduras y de los conceptos oscuros e ignorantes, términos que no son más que la resaca de las antigua Grecia o de parte de las religiones organizadas, típicos del Homo Sapiens.
Bueno, “Un Misógino”, un gusto comunicarme con vos, espero que te ilumines dejando atrás tus pobres limitaciones mentales, ya que no te veo tan “socrático”… o si no te veré en la batalla final…
Hasta la próxima.

Publicar un comentario

Tu opinión es importante y siempre será bien recibida. Exprésala con el asentimiento o disentimiento que quieras dentro de los márgenes del respeto.