Mujeres filósofas en la historia: ¿menos importantes que los hombres?

| | |
Un primer motivo para que las mujeres no hayan entrado con buen pie en la filosofía es que los hombres no se han mostrado muy propensos a recibirlas. El que es reconocido oficialmente como el primer filósofo, Tales de Mileto, ya se declaraba “en deuda con la fortuna por haber nacido humano y no animal; hombre y no mujer, griego y no bárbaro.” (frag. a1 s33). Las penalidades de las mujeres para entrar en el grupo de los filósofos prosiguieron con los esfuerzos de Axiotea para poder asistir a lo que le estaba vetado, las clases de Platón. No le quedó otra que disfrazarse de hombre para poder colarse furtivamente.
Otro detalle que avala el argumento que delata la “adaptación” a la que se ha visto obligada la mujer es la masculinización por la que han tenido que pasar algunas féminas para ser asumidas o asumirse como “filósofos”. Simone Weil, educada más como un chico que como una chica, replica a sus padres por carta diciendo literalmente: “Tu hijo respetuoso”. Para el caso de Simone de Beauvoir es su pareja, Sartre, el que la asume como un varón pensante a decir que “lo maravilloso de Simone de Beauvoir es que tiene la inteligencia de un hombre”. Simone se pronunciaba al respecto diciendo: “Mi feminidad no me ha hecho sufrir. Al contrario, he sumado a partir de los veinte años las ventajas de los dos sexos.”
De entre las primeras mujeres filósofas tenemos a la cínica Hiparquía, la pitagórica Teano, la estoica Porcia, la neopitagórica Julia Domna o a la recientemente más famosa Hipatía. Sin embargo, además de la clara inferioridad numérica respecto a los filósofos, ninguna de ellas propone un pensamiento innovador. El patrón que se repite entre este grupo de “primeras filósofas” es el de asumir el pensamiento del varón al que están más próximas (marido, padre, etc…) sin llegar a discutirlo abiertamente. Así tenemos que Teano se mantiene en la línea de su esposo Pitágoras; Hipatía en la de su padre Teón de Alejandría; Porcia sigue también la línea de su padre, Catón de Útica, al tiempo que asume la de su marido, Marco Junio Brutto. Esta misma relación también se repetirá en épocas posteriores con Suzanne Bachelard, hija del también filósofo Gastón Bachelard o con Simone de Beauvoir, compañera de Jean Paul Sartre.
Se da el curioso caso que los filósofos suelen estimularse para bien o para “mal” con un maestro (Aristóteles mediante Platón, Platón mediante Sócrates, Sócrates mediante Pródico de Ceos, Pródico mediante Protágoras, Protágoras por Demócrito, Demócrito mediante Leucipo, Leucipo a causa de Zenón de Elea, Zenón debido a Parménides, Parménides por Jenófanes, Jenófanes por Anaximandro y Anaximandro mediante Tales de Mileto), mientras que las filósofas captan la influencia del mencionado “varón próximo”. En principio la excepción estaría en Hannah Arendt, que tuvo entre sus mentores a pensadores como Husserl, Heidegger, Rudolf Bultmann o Karl Jaspers.
Precisamente Hannah Arendt es también un ejemplo de la orientación principal de las filósofas, la política. En esta larga lista se encuentran Rosa Luxemburg, Edith Stein, María Zambrano, Ayn Rand, Simone Weil, Jeanne Delhomme, Ruth Marcus, o Simone de Beauvoir. También es verdad que hay alguna excepción como el caso de Ruth Barcan que, en lugar de la orientación política, tuvo como principal actividad la lógica. Consecuentemente acaba por predominar en la búsqueda de la mujer filósofa algún tipo de situación humana (y no un simple constructo intelectual) al final de su pensamiento. Así, si tomamos como ejemplo ilustrativo la pareja Sartre- Beauvoir, se podría decir que mientras que en el hombre se hace “la doctrina” (en este caso el existencialismo), en la mujer el partido se decanta por “la acción” (en este caso feminismo). Si el hombre quiere cambiar todo el mundo, la mujer prefiere centrarse en cambiar preferentemente la condición del ser humano.
Lo curioso de las mujeres es que cuando deciden aplicarse a estas disciplinas lo hacen hasta el límite. Rosa de Luxemburgo, Margaret Fuller o Simone Weil tienen una vocación política que llega hasta la revolución. Edith Stein, Simone Weil, Teano e Hipatía llegan al misticismo cuando se aplican en religión. Ruth Marcus, pese a ser un caso atípico entre las filósofas, también asume esta “condición límite” cuando busca los márgenes de la lógica en el formalismo más absoluto.
Aunque siempre habrá dudas sobre el peso e importancia de la histórica marginación social de la mujer en cuanto a su actividad filosófica, también hay que tener en cuenta que la filosofía es una de las pocas actividades para las que llega como requisito suficiente el tener un cerebro y ganas de pensar. En cuanto a esto se podría decir que las mujeres se encuentran en igualdad de condiciones respecto a los hombres. Si la cuestión sociológica hubiese sido tan determinante quizás habría que esperar que, al menos de manera furtiva, hubiesen aparecido una mayor cantidad de textos que demostrasen la producción filosófica de las mujeres.

21 comentarios:

yamily yunis :
17 de abril de 2010, 18:37

Un cerebro y ganas de pensar creo que no es suficiente. ¿Y la capacidad de abstracción?.

bLuEs :
17 de abril de 2010, 18:41

Teniendo en cuenta que la filosofía suele centrarse en el "mundo de las ideas y de las generalidades", yo diría que al cerebro que se haya de usar le vendría bien la mayor capacidad de abstracción posible.

Saludos

palabrasuicida :
17 de abril de 2010, 19:28

Hombres y Mujeres ¿Tienen la misma capacidad de abstracción?

bLuEs :
17 de abril de 2010, 19:37

Suele decirse (hablo sobre todo desde un ámbito científico) que los hombres tienen mayor capacidad de abstracción mientras que las mujeres tienen más potenciadas otras cualidades que no se encuentran al mismo nivel en el hombre.

palabrasuicida :
17 de abril de 2010, 19:56

Es eso. No podemos andar por ahí a merced de las olas... es este cuerpo diseñado para acoger.

bLuEs :
18 de abril de 2010, 13:52

Sí. La "receptividad productiva" es una cualidad que desde siempre las mujeres han sabido desarrollar.

yamily yunis :
18 de abril de 2010, 18:58

"Sabido desarrollar" esa frase es algo extraña. ¿Los hombres hubieran podido desarrollar esa cualidad también? Yo suponía que el diseño de los cuerpos ya estaba predeterminado desde la primera célula. Yo creía que en el trato tácito con la naturaleza estaba comprendido: él prolonga la especie y ella la cuida.

Andrea :
18 de agosto de 2010, 3:06

las mujeres siempre en nuestra historia contemporanea se nos han creido inferiores con respecto a los hombres... lastima que esto se diera porque hubiesen surgido nuevos pensamientos.. porque como tu dices las mujeres tenemos otros fuertes que los hombres y eso tambien es en cuanto a nuestro pensamiento y la forma de mirar nuestra cotidianidad...

saludos

Cisne Gaseoso :
15 de marzo de 2011, 19:36

Si ha habido pocas filósofas es, básicamente, porque hasta hace un siglo no nos dejaban entrar en las universidad. Hildegarda de Bingen, por ejemplo, es otro caso que no nombras, digno de admiración, en pleno medievo.

Por cierto, de admirar en Sartre y Beauvoir, es que cada uno siguiera manteniendo su piso de soltero. Y es que...lo que hay, yo tampoco soportaría a un hombre (ni a nadie) a tiempo completo en mi vida ni en mi casa. Amo mi soledad.

Misántropo :
16 de marzo de 2011, 10:14

Bueno. Teniendo en cuenta que el artículo se refiere a la filosofía tal como se ha desarrollado en occidente es cierto que ha existido una fuerte marginación de la mujer en todos los ámbitos. Uno de ellos es el que mencionas, la universidad. Sólo por este aspecto es cierto que ya hay una clara desventaja. Pero también es verdad que para pensar sólo hace falta una cabeza y ganas de hacerlo. En otras disciplinas intelectuales o artísticas sí que han sobresalido mujeres en todas las épocas. En el caso de la filosofía la proporción es mínima. Fíjate que en la época griega también había escasas posibilidades de formarse para los hombres y, sin embargo, es una de las más fecundas de la filosofía.

Hildegarda tiene la particularidad de estar centrada en la teología. Si atendemos a Feuerbach, la religión y, en consecuencia, también la teología, tienen el mismo cimiento: el sentimiento. Aunque teología y filosofía han estado estrechamente unidas en occidente creo que esta vinculación de Hildegarda con el sentimiento la descarta para el tema del artículo (la filosofía-razón).

La pareja Sartre-Beauvoir es muy famosa por distintos motivos pero no creo que fuese del todo genuina. Si no recuerdo mal Sartre estaba con Beauvoir al tiempo que también ponía atención en otras mujeres. Así que más que una relación consistente da la impresión de ser una especie de "parche".

También sucede que la gente viculada a la filosofía tiende a la soledad. Entre otras cosas porque se hace necesaria para poder reflexionar. En cuanto a esto ya parece una dificultad para mantener una convivencia a "tiempo completo".

Saludos.

Anónimo :
16 de marzo de 2011, 20:37

Para aquellos que aún quieran indagar más en mujeres filósofas les recomiendo el libro de Gilles Ménage "Historia de las mujeres filósofas". Más allá de hacer un análisis en profundidad sobre cada una de las visiones femeninas en la antigüedad nos da indicios de ellas y como se ha burlado su importancia históricamente.

Sólo puedo decir citando a Humberto Eco "No es que no hayan existido mujeres que filosofaran. Es que los filósofos han preferido olvidarlas, tal vez después de haberse apropiado de sus ideas"

Flipao :
28 de julio de 2011, 3:09

Soy el de las preguntas de Ayn Rand. Aquí tengo más espacio.

Por cierto, sigues sin comprender a Rand porque en el ejemplo que pones ella no habla de saquear y empobrecer, sino de producir algo nuevo de valor para que la sociedad se aproveche. En el video está bastante claro.

Por mucha lectura superficial que hagas, Rand no apoyaba la compulsión egoísta,caprichosa y hedonista a costa de los demás. Al contrario. No consentía ninguna acción sin valores y sin raciocinio.

Misántropo :
28 de julio de 2011, 18:06

Flipao:

Te agradezco mucho que hayas seleccionado el hilo más adecuado para comentar este tema. Sin embargo, no creo que pueda responder mucho mejor que en las otras ocasiones. Entre otras cosas porque mi conocimiento de Rand es escaso. Por este motivo no descarto que pueda tener algún margen de equivocación. Sin embargo, y por lo que llevo visto hasta ahora, creo que no tengo motivos para cambiar de parecer.

A mi entender lo que Rand proponer en el vídeo es que el Estado deje de sacar tajada a base de no hacer nada. Porque para ella establecer impuestos es no hacer nada por la economía. Lo contrario de lo que hacen las empresas petroleras, que sí que crean algo material. En cierto modo lleva una parte de razón, pero es un argumento falaz porque el Estado sí que hace algo por sus ciudadanos. O al menos debería de hacerlo.

No es que se a muy devoto de la wikipedia ya que hay errores y sesgos ideológicos como en cualquier otro lado. Pero aprovecho para poner un extracto de lo que informa sobre esta mujer:

"Rand defendía el egoísmo racional, el individualismo, y el capitalismo laissez faire [...] Entre sus principios sostenía que el hombre debe elegir sus valores y sus acciones mediante la razón, que cada individuo tiene derecho a existir por sí mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros para sí [...]"

Misántropo :
28 de julio de 2011, 18:09

Se me ha colado una "r" de más. Cuando escribí "proponer" quería decir "propone".

Flipao :
28 de julio de 2011, 21:47

Supongo que pensarás que los empresarios son unos saqueadores, en principio útiles, al que si les dejase libertad total todo se iría al carajo. El estado es ese conglomerado encargado de direccionar correctamente el discurrir para que la sociedad prospere en su totalidad y no sólo lo hagan unos pocos.

Lo que Rand sostiene es exactamente al revés.

Misántropo :
29 de julio de 2011, 10:10

El objetivo más común de los empresarios es obtener beneficio económico personal. En consecuencia arrasarán con lo que sea necesario para obtener provecho. Esto suele ir en contradicción con el bienestar común. Así pues la idea de un "empresario benefactor" (lo que popularmente se denomina ahora con el eufemismo de "emprendedor") que funciona como motor económico del sistema no es más que una falacia para justificarlo. Un empresario, dentro de un marco capitalista, acaba necesariamente generando más desigualdades sociales. Después esto se justifica ideológicamente de diversas formas. En los norteamericanos todavía pervive la idea de herencia puritana de que el rico es el escogido de Dios. Y, claro, no hay nada mejor que tener a Dios de parte de uno. Así se hace intocable respecto a sus semejantes.

Flipao :
30 de julio de 2011, 14:22

Me provoca intensa ironía que alguien que presupone al ser humano bondadoso tenga la firme convicción que su progreso éste basado en el expolio y en el saqueo.

La izquierda y parte de la derecha parten de la idea de que en el mundo hay solamente una cantidad X de materias primas y que el progreso de unos se basa en el perjurio de otros. De ahí que sostengan la necesidad de la preponderancia de un re-distribuidor, re-equilibrador ( el gobierno, vamos) para que la riqueza sea igualitaria y de paso no acabemos con los recursos del planeta.

Pero a diferencia de lo que le respondes a distopia000 el error es no tener en cuenta la capacidad creativa y productiva del hombre; la verdadera diferencia entre países que se mueren de hambre y otros que tiran la comida a la basura es la capacidad técnica, científica y económica para crear bienes, los alimentos entre muchas otras cosas. ¿Acaso un ordenador personal, un generador eléctrico, un tractor acaso no es producto de la facultad racional y productiva que Rand tanto defendía?


Y sobre lo de dios, sin comentarios. No ya porque Rand fuera atea, sino porque cansa la misma cantinela de siempre de ver a los norteamericanos como hiper-puritanos (es gracioso cuando EEUU es uno de los mayores productores de pornografía del mundo). Luego nos quejaremos de la superficialidad con la que nos ven a nosotros pero es exactamente igual con la que juzgamos a ese país. Sobre ese respecto que hablas, el del capitalismo sobre base de fe, sólo te puedo recomendar que mires este video de la propia Rand: http://www.youtube.com/watch?v=xFAsC79kkNY

Flipao :
2 de agosto de 2011, 16:20

Bueno, como has abandonado el debate (ignoro el porqué) sólo añadir dos cosas más. La primera es perdón por las faltas ortográficas de mi mensaje anterior (alegar que lo escribí deprisa no vale). Y resaltar el hecho que por ahora ni tan siquiera hemos tocado ni abordado el pensamiento "Randiano". Sencillamente es economía liberal.

Misántropo :
4 de agosto de 2011, 12:53

A mi juicio tenemos ideas distintas sobre este tema.

Más o menos hemos dicho cómo vemos cada uno las cosas y no parece que vayamos a cambiar de idea. Por lo tanto, no nos llevaría a ningún sitio seguir discutiendo sobre el mismo asunto.

Anónimo :
8 de junio de 2012, 4:16

Misántropo:
Con gran interés he leído algunos textos de tu autoría y tengo que reconocer que posees una capacidad argumentativa significativamente fuerte, pero -con todo el respeto que merecen tus apreciaciones- algunas afirmaciones que utilizas para respaldar tu posición se quedan cortas y pueden resultar bastante cuestionables.
En primer lugar, en el texto relacionado a las mujeres en la filosofía te enfocas en resaltar el trabajo de aquellas que tuvieron mentores varones y te limitas en mencionar como simples excepciones a personajes como Hannah Arendt y Ruth Barcan. Afirmas que el trabajo de las mujeres carece de innovación y se centra en temas como la política, restándole trascendencia intelectual. Esos argumentos están planteados de manera subjetiva. Por una parte, el postulado teórico sobre la transformación del Homo Sapiens en Homo Faber después del éxito de las revoluciones burguesas es pionero en su disciplina y es de la autoría de Arendt. Sin desconocer que ella no se fundamenta solamente en los filósofos que citaste, sino que en sus textos hace una discusión crítica al trabajo de cada uno de ellos. Sus aportes a disciplinas como la filosofía política, la filosofía existencial, la antropología y la sociología son ampliamente conocidos. Filósofos contemporáneos de relevancia mundial como J. Habermas fundamentan su trabajo en los planteamientos filosóficos de la pensadora alemana de origen judío. Por otra parte, Barcan sentó las bases de la lógica modal cuantificada empleada y estudiada con amplitud por los economistas en la actualidad. El trabajo de estas dos mujeres no sólo no se fundamenta en planteamientos teóricos previos hechos por figuras masculinas cercanas a ellas, sino que son innovadores y multidisciplinares. Decir que el trabajo de las mujeres no es innovador, da a entender que el de los hombres sí lo es en todas las ocasiones; y tú bien sabes que eso no es cierto. La mayoría del trabajo masculino es igualmente repetitivo. Son muy pocos los hombres que han logrado ser realmente innovadores en esta y en muchas otras áreas.

Anónimo :
8 de junio de 2012, 4:18

Ahora bien, en el artículo alusivo al conflicto que existe entre la “naturaleza” puramente sentimental de las mujeres y la razón (que desde tu perspectiva es netamente masculina) me resulta un tanto pretensioso. Respecto a tu afirmación sobre el sentimentalismo exacerbado de las mujeres, estoy parcialmente de acuerdo contigo. Desafortunadamente (y te lo digo como mujer) la mayoría de mujeres –no todas- actúan regidas por sus sentimientos. No obstante, es falso que los hombres actúen basados en la razón. Los hombres - tú como uno de ellos lo debes saber a la perfección- determinan casi todas sus acciones fundamentados en sus instintos y en sus emociones. Cuando hablo de instintos me refiero a la necesidad imperiosa de comer, dormir, reproducirse y dominar. La satisfacción de estas cuatro necesidades les brinda placer, por lo tanto enfocan la totalidad de sus esfuerzos físicos y mentales en la consecución de éstas. Con relación a las emociones, los hombres las experimentan con mayor intensidad que las mujeres y suelen alejarlas de la razón ya que para ellos estos dos conceptos son mutuamente excluyentes. En otras palabras, la razón y la emoción, para los hombres, tienen una relación antagónica. Ninguna contiene a la otra, y cuando se experimenta una de ellas, la otra se encuentra totalmente anulada.
Es necesario aclarar en este momento que las emociones son muy diferentes a los sentimientos. Los sentimientos, como bien lo expone Manuel Castells en Redes de Mente y Poder, son las emociones racionalizadas y por consiguiente se prolongan más en el tiempo. Dentro de la estructura mental femenina del común, la razón le sirve y complementa a las emociones, mientras que en la estructura mental masculina tradicional, la razón y las emociones no deben mezclarse. Los hombres suelen experimentarlas por separado y cuando se mezclan es cuando en ellos aparecen los sentimientos. Por este motivo es que los hombres se consideran menos sentimentales que las mujeres.
Tengo muchas más observaciones sobre tus planteamientos, pero creo que ya he escrito demasiado. Me gustaría que me comentaras que piensas sobre lo que alcancé a escribirte

Publicar un comentario

Tu opinión es importante y siempre será bien recibida. Exprésala con el asentimiento o disentimiento que quieras dentro de los márgenes del respeto.